UGLY FOOD…¡pero de buena calidad y más barata!


Ventajas de consumir la llamada ugly food:
Reduce el coste de comida, lo que beneficia a toda la cadena de suministro. Ahorro en las compras del cliente final, por los precios más rebajados.
Aumento de productividad y beneficios para los productores y vendedores. Mejora en el medio ambiente por el aprovechamiento de recursos naturales y reducción de la huella de carbono causada por el desperdicio de alimentos.

 

Según la FAO, una de cada nueve personas sufre hambre a diario. Señala además que se desperdicia alrededor de un tercio de los alimentos producidos cada año  -unas 1300 toneladas-, de las que según la Comisión europea ,89 millones de toneladas de comida en buen estado corresponden a la Unión Europea.

Se entiende por desperdicio alimentario  al conjunto de productos alimenticios descartados de la cadena agroalimentaria por razones económicas, estéticas o por la proximidad de la fecha de caducidad, pero siguen siendo perfectamente comestibles y adecuados para el consumo humano y terminan siendo eliminados como residuos.

Muchos supermercados europeos y algunas grandes cadenas estadounidenses de alimentación, tienen muy presente  el llamado  movimiento UGLY FOOD, que consiste en no desechar los “alimentos feos” que aun siendo aptos para ser consumidos, su imagen no resulta atrayente para la venta.

El objetivo de este movimiento Ugly food o ugly veggies, es el de contribuir a reducir el desperdicio innecesario de alimentos que se produce a diario en todo el mundo, y a propiciar su consumo, aunque no sean tan “estéticos” (lo que provoca que se desperdicien por los establecimientos comerciales). Y es el que la pérdida o desperdicio de alimentos se hace en todas las fases de la cadena alimentaria: producción, manipulación, distribución y consumo.

Aunque en España el 7,7 millones de kilos terminan en la basura cada año, unos 163 kg/persona, y el movimiento de Ugly Food no ha despegado del todo todavía, hay que decir que sí contamos con algunas empresas que lo promueven. En este sentido, Come vida bio es la única firma con productos biodinámicos (productos de temporada sin químicos, sin transgénicos, sin pesticidas) que vende frutas y verduras Cinderella y, entrega directamente en casa, para dar una oportunidad a todos esos alimentos que acaban desechándose por no tener una determinada estética. Otra es Espigoladors que recupera la fruta y verdura que se descarta, por diferentes razones como excedentes de producción, fruta madura que el consumidor ya no compra, o por razones estéticas, entre otras.

En otros países europeos como Alemania, Francia, Reino Unido por ejemplo, ya tienen varias campañas para concienciar al consumidor de este movimiento: la alemana Culinary Misfits  recupera y revende productos que no serían aprovechados por tener características “anómalas”. La cadena francesa de supermercados Intermarché tiene en marcha la iniciativa Inglorious fruit and vegetables  que consiste en poner a la venta productos imperfectos al 30% de descuento.

La cooperativa portuguesa Fruta Feia salva toneladas de frutas y hortalizas que no respetan la estética común, y en Dinamarca, WeFood tiene un gran éxito, ya que vende productos entre un 30 a un 70% más baratos que otros supermercados desechan. Funciona como un outlet de comida, ya que adquiere productos con fecha de caducidad próxima o bien han sido desechados por su embalaje.

 

Fuente: AINIA | MAGRAMA La Voz de Galicia | Come vida bio  |  Espigoladors